Twitter

Analizemos Twitter.

Es una herramienta de «microblogging» o «microbloging» según se define. Pero aquellas líneas de diccionario podemos dejarlas por un rato y sacar nuestras propias conclusiones creando nuevas premisas. ¿Qué es «microblogging» o «microbloging»? Dejemos esta pregunta sin respuesta, sólo por un breve instante. Primero hagamos un pacto y sentemos la base del posterior argumento: Twitter es una herramienta. Aristóteles econtraría fácil demostrar lo afirmado, pero no somos EL FILÓSOFO. Actualmente, el concepto de «herramienta» está relacionado con la finalidad: algo debe servir para algo. Por tanto, si nuestro razonamiento pasa más allá de toda inspección, twitter para ser herramienta debe tener una finalidad. Ahora bien, tal propósito puede ser común o individual; por ejemplo, si para A es útil para insultar a B, para B puede ser útil para recopilar noticias sobre las profecías mayas, y así dependiendo de cada persona. Lo razonado nos lleva a concluir que una herramienta no puede tener una finalidad única, sino que puede tener funciones específicas -las dadas por sus creadores- y los usos distintos que cada quién determina. Twitter es una herramienta porque sirve para algo, porque tiene una finalidad y funciones específicas. Lo anterior se apoya en una serie de evidencias que no vienen al caso, pero que pueden encontrarse en el libro “Twitter… para quien no usa Twitter”. Retomemos la pregunta sobre  «microblogging»: es en términos muy generales, la publicación de una expresión con una limitación (de 140 caracteres en nuestro caso). ¿Qué impacto genera el límite en el colectivo? Nadie puede determinar con precisión cuáles son las consecuencias de esta herramienta, pero hay estadísticas y opiniones. Las primeras, los números que se encuentran organizados para expresar algo, pueden ser engañosas y, a la vez, muy expresivas sobre la realidad; ejemplos de las mismas son: hasta determinado año tal porcentaje de usuarios controlaban tal porcentaje de difusión de la información. Las opiniones son totalmente desconfiables, parciales, pero permiten que alguien externo abstraiga ciertos elementos sustanciales: proyecciones a futuro, objetivos, deseos. En todo caso, y para no extenderme más, Twitter no puede ser evaluado(a) de pasada, porque los fenómenos que ha generado son diversos y todavía están en desarrollo. Hubo una época en la que se pensó que iba a desaparecer, pero como todas las utopías no se concretó, tal es mi opinión.

Anuncios

Un comentario en “Twitter

  1. Pingback: ¿Google es…? | La MURGA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s