Reflexiones mientras como una granadilla

Ante todo el respeto. Primero la salud. Luego la gripe. Luego la muerte.

Bueno. En la clase de Nuevas Tecnologías de la Comunicación hemos probado las transmisiones en vivo, eventos en vivo, hangouts, etc. Hoy, hace unos instantes, se realizó el mega evento (participaron 13 personas creo) con la presentación de cada uno haciendo algo. El primero en llegar fue un tal Edmundo, que explicó cómo restaurar parcialmente los libros; le siguió Cristina, que habló de lo aburrido de su fin de semana (leyó a Bolaño :D), luego fue Estefany, que interpretó una parte de Lucy in the sky with diamonds, y después fue Gardenia y su clase sobre cómo cambiar un pañal a un bebé; Sisa y un tutorial de descarga de aplicaciones Android; Martín, vestido como burócrata o  chulla quiteño, fue muy instructivo con una pipa y tabaco y algún instrumento de tortura nazi; luego Alejandro, que transmitió desde una página rara, dio cátedra sobre la construcción de un robot de galletas y mermelada; Sara o Sarita le siguió y preparó un sánduche (google corrige con sándwich como si no estuviésemos subordinados al imperio y nos faltase más educación gringa); Ángel hizo una presentación de maquillaje de algún grupo cuyo nombre me pareció subversivo; Anahí preparó un truco de magia; y Andrés o Shungo, aparte de drogarse constantemente, se cortó las uñas y jugó a golpes  con su hermano, que también se drogaba. Como ven el grupo es muy diverso y muy divertido. No he parado de reír.

Adiós sub-humanos.

PD: el término «sub-humanos» no es ofensivo ni pretende serlo, es terminología de algún adicto al manga que desarrolló ciertas teorías sobre Shingeki en YouTube.

Anuncios

Debate sobre la propiedad intelectual

El día jueves  31 de octubre, en clase de Nuevas Tecnologías de la Comunicación, se realizó un debate sobre propiedad intelectual. Hubo dos posturas iniciales: a favor y en contra, como es característico en un debate común. Se presentaron los participantes con sus justificaciones para pertenecer a una de las dos posturas y se procedió a la exposición de argumentos.

De parte de los que defendían la propiedad intelectual se manifestaron algunas ideas como la legalidad de la misma, el creador de contenidos y sus derechos, la economía de las industrias y de los países, y la necesidad de un reconocimiento monetario por la elaboración de un producto cultural. El más constante requerimiento fue el de un valor que debe otorgarse a los autores, pero apoyando Creative Commons como una propuesta para pasar por alto los intermediarios.

Cabe destacar que aquellos que defendían la propiedad intelectual eran mayoría, motivo por el cual las intervenciones de la “oposición” fueron más homogéneas.

Por el lado de aquellos que pretendían abolir el concepto de propiedad intelectual se plantearon cuestiones como: la gratuidad en la totalidad de los servicios (motor para la propuesta de un modelo utópico parecido al de los primeros pobladores añadiéndose la estructura cultural actual), la imposibilidad de verdaderamente crear algo nuevo (desde la probabilidad y las combinaciones y permutaciones), la piratería como una situación irreversible, entre otras.

Ambas “corrientes” tuvieron momentos de acuerdo y tensión, de réplica constante, y también de confusión. Parecía ser que todo el grupo de debate se inclinaba por un punto medio como un inicio hacia una verdadera difusión de la cultura. Se mencionó el bien común, la esencia del discurso en sociedad, y fue establecido como objetivo primordial. Por otro lado, la coherencia en las posturas fue detonante para que muchos dudaran respecto a la propiedad intelectual, pues es notorio que en un país como Ecuador las posibilidades de adquirir productos originales con copyright son escasas por costos, poco stock, y otras circunstancias. Un ejemplo es el libro del jesuita Lonergan Insight: Un estudio sobre la comprensión humana, su precio en Ecuador es de $85 y, por si no bastara, está completamente agotado. Para alguien que necesite leerlo la alternativa más razonable sería buscar en internet el pdf o buscarlos en una biblioteca, pero sucede que no está completo en internet y que las bibliotecas del país no disponen de él. Otra opción es comprar a través de eBay o Amazon, pero el envío demora y se pierde mucho tiempo.

La cuestión tiene muchos matices. Es cierto que vivimos en un sistema que se concentra en el mercado, la competencia y la desigualdad social y cultural. Es deber de aquellos que poseemos un mínimo de cultura hacer lo posible por difundirla hacia los sectores marginados e imposibilitados de acceder a la misma. Por otro lado, para la supervivencia del investigador o escritor se necesita una compensación. Pero, ¿qué tal si se trabaja con Creative Commons y se establece un lazo directo entre emisor y receptor? ¿Qué pasa cuando los intermediarios son desechados como ellos mismo desechan propuestas que no se adaptan al dios mercado?

La reflexión es abierta y “todas las interpretaciones son posibles”.

Saludos.

escultura

Los repositorios digitales ganan espacio

El título bien puede ser considerado como una falacia del tipo “pregunta compleja”. Sin embargo, es la conclusión y se estudiará, falseará y demostrará en el presente artículo.

En anteriores publicaciones ya se ha hablado de los repositorios digitales, pero es difícil determinar si han ganado espacio o no.

Hay dos posibles respuestas a tal interrogantes:

Sí y No. Sí en el ámbito académico: universidades, investigadores, laboratorios, colegios (quizá). No para la mayoría de personas.

Interesa particularmente el medio universitario ecuatoriano y anexo una entrevista realizada a una estudiante egresada de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador respecto a Google Academics:

De la anterior entrevista se puede concluir que los repositorios sí han ganado un notable espacio y son ahora una herramienta de búsqueda de información a la que recurre cada vez mayor cantidad de personas.

Por otro lado, el siguiente video explica e ilustra alternativas de difusión de la ciencia en relación a internet.

Un videoblog de ciencia

Buscando en Google (ver) videoblogs de ciencia me encontré con este primer resultado: VideoBlog de Ciencia. Lo he revisado un poco y parece ser que tiene elementos muy interesantes: difusión de contenido fundamentado, referencia a las fuentes, interactividad y multimedialidad. Sin embargo, las entradas más recientes parece que son todas de misiones espaciales, astronomía. Pero la ciencia no es únicamente NASA y CERN, los avances en distintos campos son inmensos y todos los días. Parece que el Internet no está siendo muy usado para la divulgación de los descubrimientos recientes en muchos campos, o que los diarios siguen siendo (aunque ahora estén disponibles en la red) el monopolio de la información científica, y las revistas especializadas el mundo encerrado de la comunidad científica.

A pesar de esto, el Video Blog de Ciencia no me he decepcionado totalmente, pues en la parte superior hay categorías en las que se hace referencia a otras disciplinas.

Me causa angustia la situación que les presento, porque en Twitter se da el mismo caso: puras referencias tecnológicas o de la NASA, allí hasta el CERN parece haber perdido prestigio. Entonces, sucede que la WEB está filtrando lo que más se ve y no lo más importante o reciente, y como aparecen en los primeros resultados esos recursos “más visitados” el usuario ingresa a esos lugares y se crea un círculo vicioso. Mientras tanto se pierde información sustancial en la red.

Pero no todo es pérdida. Ya es un gran avance que pueda cualquier ser humano con acceso al Internet enterarse de una misión a Venus, que está tan lejos que ni nuestra imaginación nos puede acercar a este planeta, pero sí un sencillo Video Blog.

¿Google es…?

Según muchos le herramienta Google (para definición de herramienta ver Twitter) es el milagro del siglo XXI. Evaluar todos sus aspectos puede resultar muy positivo para determinar el verdadero alcance que posee. Indudablemente, el buscador ha desplazado a la competencia abrumadoramente, de tal forma que en la actualidad se puede afirmar que es el monopolio de los buscadores. Respecto al servicio de correo electrónico parece ser el más aceptado para profesionales, e incluso tiene una serie de opciones novedosas y un buen filtro de spam sobre todo. ¡Google! En Ecuador el “Gogle”, “Gugol”, y una serie de motes y malas pronunciaciones que es preferible no reproducir para buena salud de mis compatriotas. Nuestro Inglés es pésimo -hay excepciones- pero precisamente Google ayuda mucho con este “problemita”: el buscador está en español y de acuerdo a la ubicación geográfica configura ciertos parámetros, y también puede realizar traducciones instantáneas. ¡Google! ¡Oh Google! «¡Oh humanidad!» (Frase final de “Bartleby, el escribiente” de Herman Melville).

Un proyecto rescatable es Google Labs, aquí experimentan los buscadores de la quintaesencia, al estilo de Rabelais y los alquimistas y místicos de la Edad Media. De hecho, el buscador de Google es el catálogo adorado de la Edad Media, se ha convertido en una de esas Sumas que bien podría haberla escrito Santo Tomás. Borges estaría encantado, no únicamente con Google, sino con todo el Internet: el laberinto de los laberintos, el espejo, el demiurgo de un mundo que lo mira asombrado. Volviendo a Google Labs, hay que reconocer que es el lugar perfecto para el investigador: búsqueda especializada de tendencias y noticias recientes en formato de visualización semejante a una revista.

Humanidad, nos encontramos ante el monstruo que nos puede encerrar en la Mátrix, enajenando nuestra esencia.

Twitter

Analizemos Twitter.

Es una herramienta de «microblogging» o «microbloging» según se define. Pero aquellas líneas de diccionario podemos dejarlas por un rato y sacar nuestras propias conclusiones creando nuevas premisas. ¿Qué es «microblogging» o «microbloging»? Dejemos esta pregunta sin respuesta, sólo por un breve instante. Primero hagamos un pacto y sentemos la base del posterior argumento: Twitter es una herramienta. Aristóteles econtraría fácil demostrar lo afirmado, pero no somos EL FILÓSOFO. Actualmente, el concepto de «herramienta» está relacionado con la finalidad: algo debe servir para algo. Por tanto, si nuestro razonamiento pasa más allá de toda inspección, twitter para ser herramienta debe tener una finalidad. Ahora bien, tal propósito puede ser común o individual; por ejemplo, si para A es útil para insultar a B, para B puede ser útil para recopilar noticias sobre las profecías mayas, y así dependiendo de cada persona. Lo razonado nos lleva a concluir que una herramienta no puede tener una finalidad única, sino que puede tener funciones específicas -las dadas por sus creadores- y los usos distintos que cada quién determina. Twitter es una herramienta porque sirve para algo, porque tiene una finalidad y funciones específicas. Lo anterior se apoya en una serie de evidencias que no vienen al caso, pero que pueden encontrarse en el libro “Twitter… para quien no usa Twitter”. Retomemos la pregunta sobre  «microblogging»: es en términos muy generales, la publicación de una expresión con una limitación (de 140 caracteres en nuestro caso). ¿Qué impacto genera el límite en el colectivo? Nadie puede determinar con precisión cuáles son las consecuencias de esta herramienta, pero hay estadísticas y opiniones. Las primeras, los números que se encuentran organizados para expresar algo, pueden ser engañosas y, a la vez, muy expresivas sobre la realidad; ejemplos de las mismas son: hasta determinado año tal porcentaje de usuarios controlaban tal porcentaje de difusión de la información. Las opiniones son totalmente desconfiables, parciales, pero permiten que alguien externo abstraiga ciertos elementos sustanciales: proyecciones a futuro, objetivos, deseos. En todo caso, y para no extenderme más, Twitter no puede ser evaluado(a) de pasada, porque los fenómenos que ha generado son diversos y todavía están en desarrollo. Hubo una época en la que se pensó que iba a desaparecer, pero como todas las utopías no se concretó, tal es mi opinión.

Reseña del libro BlogGuest 2

Recientemente he leído “BlogGuest 2”, un libro que trata precisamente sobre la actividad desarrollada en torno a los blogs: bloggear (lo que se hace en este preciso instante). En esta publicación -que tiene licencia Creative Commons, es decir, que puede circular libremente- se intenta estudiar el avance que ha tenido la herramienta del blog o bitácora en los últimos años. Llama la atención el papel que cumple el blogger como una persona difusora de información y anti monopólica, un ser virtual que se niega a comprometerse con el poder para opinar lo mismo, expresar lo mismo, sentir lo mismo. La rebelión del blog, es la revolución del siglo XXI.

Por otro lado, les presento queridísimos lectores uno de los artículos (aunque sea un cuento) que aparece en el libro: Ya lo he pedido abuela. Me fascinó la manera cómo se presenta el futuro tecnológico del ser humano y es sorprendente lo aproximado que está el relato a un problema que nos plantea el blog: la privacidad. La privacidad es un tema muy polémico, sobre todo después de Wikileaks y el caso Snowden, y preocupa porque significa que en la red llamada internet estamos haciendo, como diría Mercedes Mafla, un “striptease virtual”. ¿Es lo que queremos? ¿Acaso estamos cayendo en una trampa colectiva? Parecería que sí, pero más por las redes sociales que por los blogs, porque éstos se han modificado paulatinamente y ahora realmente son diversos (no necesariamente personales).

Un paréntesis, si les interesa la ciencia ficción, entren en este sitio: Sideravisus, es un excelente blog y contiene mucha información novedosa.

Volviendo a los blogs. Me resta por decir que el potencial de un blog se debe medir por la creatividad de quien lo maneja, y ahí reside el secreto por el cual muchos medios de comunicación y grupos de poder lo ven como un peligro. ¡Viva el blog! Pero con cautela.

Atentamente,

Edmundo