Los repositorios digitales ganan espacio

El título bien puede ser considerado como una falacia del tipo “pregunta compleja”. Sin embargo, es la conclusión y se estudiará, falseará y demostrará en el presente artículo.

En anteriores publicaciones ya se ha hablado de los repositorios digitales, pero es difícil determinar si han ganado espacio o no.

Hay dos posibles respuestas a tal interrogantes:

Sí y No. Sí en el ámbito académico: universidades, investigadores, laboratorios, colegios (quizá). No para la mayoría de personas.

Interesa particularmente el medio universitario ecuatoriano y anexo una entrevista realizada a una estudiante egresada de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador respecto a Google Academics:

De la anterior entrevista se puede concluir que los repositorios sí han ganado un notable espacio y son ahora una herramienta de búsqueda de información a la que recurre cada vez mayor cantidad de personas.

Por otro lado, el siguiente video explica e ilustra alternativas de difusión de la ciencia en relación a internet.

Un videoblog de ciencia

Buscando en Google (ver) videoblogs de ciencia me encontré con este primer resultado: VideoBlog de Ciencia. Lo he revisado un poco y parece ser que tiene elementos muy interesantes: difusión de contenido fundamentado, referencia a las fuentes, interactividad y multimedialidad. Sin embargo, las entradas más recientes parece que son todas de misiones espaciales, astronomía. Pero la ciencia no es únicamente NASA y CERN, los avances en distintos campos son inmensos y todos los días. Parece que el Internet no está siendo muy usado para la divulgación de los descubrimientos recientes en muchos campos, o que los diarios siguen siendo (aunque ahora estén disponibles en la red) el monopolio de la información científica, y las revistas especializadas el mundo encerrado de la comunidad científica.

A pesar de esto, el Video Blog de Ciencia no me he decepcionado totalmente, pues en la parte superior hay categorías en las que se hace referencia a otras disciplinas.

Me causa angustia la situación que les presento, porque en Twitter se da el mismo caso: puras referencias tecnológicas o de la NASA, allí hasta el CERN parece haber perdido prestigio. Entonces, sucede que la WEB está filtrando lo que más se ve y no lo más importante o reciente, y como aparecen en los primeros resultados esos recursos “más visitados” el usuario ingresa a esos lugares y se crea un círculo vicioso. Mientras tanto se pierde información sustancial en la red.

Pero no todo es pérdida. Ya es un gran avance que pueda cualquier ser humano con acceso al Internet enterarse de una misión a Venus, que está tan lejos que ni nuestra imaginación nos puede acercar a este planeta, pero sí un sencillo Video Blog.

¿Google es…?

Según muchos le herramienta Google (para definición de herramienta ver Twitter) es el milagro del siglo XXI. Evaluar todos sus aspectos puede resultar muy positivo para determinar el verdadero alcance que posee. Indudablemente, el buscador ha desplazado a la competencia abrumadoramente, de tal forma que en la actualidad se puede afirmar que es el monopolio de los buscadores. Respecto al servicio de correo electrónico parece ser el más aceptado para profesionales, e incluso tiene una serie de opciones novedosas y un buen filtro de spam sobre todo. ¡Google! En Ecuador el “Gogle”, “Gugol”, y una serie de motes y malas pronunciaciones que es preferible no reproducir para buena salud de mis compatriotas. Nuestro Inglés es pésimo -hay excepciones- pero precisamente Google ayuda mucho con este “problemita”: el buscador está en español y de acuerdo a la ubicación geográfica configura ciertos parámetros, y también puede realizar traducciones instantáneas. ¡Google! ¡Oh Google! «¡Oh humanidad!» (Frase final de “Bartleby, el escribiente” de Herman Melville).

Un proyecto rescatable es Google Labs, aquí experimentan los buscadores de la quintaesencia, al estilo de Rabelais y los alquimistas y místicos de la Edad Media. De hecho, el buscador de Google es el catálogo adorado de la Edad Media, se ha convertido en una de esas Sumas que bien podría haberla escrito Santo Tomás. Borges estaría encantado, no únicamente con Google, sino con todo el Internet: el laberinto de los laberintos, el espejo, el demiurgo de un mundo que lo mira asombrado. Volviendo a Google Labs, hay que reconocer que es el lugar perfecto para el investigador: búsqueda especializada de tendencias y noticias recientes en formato de visualización semejante a una revista.

Humanidad, nos encontramos ante el monstruo que nos puede encerrar en la Mátrix, enajenando nuestra esencia.

Twitter

Analizemos Twitter.

Es una herramienta de «microblogging» o «microbloging» según se define. Pero aquellas líneas de diccionario podemos dejarlas por un rato y sacar nuestras propias conclusiones creando nuevas premisas. ¿Qué es «microblogging» o «microbloging»? Dejemos esta pregunta sin respuesta, sólo por un breve instante. Primero hagamos un pacto y sentemos la base del posterior argumento: Twitter es una herramienta. Aristóteles econtraría fácil demostrar lo afirmado, pero no somos EL FILÓSOFO. Actualmente, el concepto de «herramienta» está relacionado con la finalidad: algo debe servir para algo. Por tanto, si nuestro razonamiento pasa más allá de toda inspección, twitter para ser herramienta debe tener una finalidad. Ahora bien, tal propósito puede ser común o individual; por ejemplo, si para A es útil para insultar a B, para B puede ser útil para recopilar noticias sobre las profecías mayas, y así dependiendo de cada persona. Lo razonado nos lleva a concluir que una herramienta no puede tener una finalidad única, sino que puede tener funciones específicas -las dadas por sus creadores- y los usos distintos que cada quién determina. Twitter es una herramienta porque sirve para algo, porque tiene una finalidad y funciones específicas. Lo anterior se apoya en una serie de evidencias que no vienen al caso, pero que pueden encontrarse en el libro “Twitter… para quien no usa Twitter”. Retomemos la pregunta sobre  «microblogging»: es en términos muy generales, la publicación de una expresión con una limitación (de 140 caracteres en nuestro caso). ¿Qué impacto genera el límite en el colectivo? Nadie puede determinar con precisión cuáles son las consecuencias de esta herramienta, pero hay estadísticas y opiniones. Las primeras, los números que se encuentran organizados para expresar algo, pueden ser engañosas y, a la vez, muy expresivas sobre la realidad; ejemplos de las mismas son: hasta determinado año tal porcentaje de usuarios controlaban tal porcentaje de difusión de la información. Las opiniones son totalmente desconfiables, parciales, pero permiten que alguien externo abstraiga ciertos elementos sustanciales: proyecciones a futuro, objetivos, deseos. En todo caso, y para no extenderme más, Twitter no puede ser evaluado(a) de pasada, porque los fenómenos que ha generado son diversos y todavía están en desarrollo. Hubo una época en la que se pensó que iba a desaparecer, pero como todas las utopías no se concretó, tal es mi opinión.