Reflexiones mientras como una granadilla

Ante todo el respeto. Primero la salud. Luego la gripe. Luego la muerte.

Bueno. En la clase de Nuevas Tecnologías de la Comunicación hemos probado las transmisiones en vivo, eventos en vivo, hangouts, etc. Hoy, hace unos instantes, se realizó el mega evento (participaron 13 personas creo) con la presentación de cada uno haciendo algo. El primero en llegar fue un tal Edmundo, que explicó cómo restaurar parcialmente los libros; le siguió Cristina, que habló de lo aburrido de su fin de semana (leyó a Bolaño :D), luego fue Estefany, que interpretó una parte de Lucy in the sky with diamonds, y después fue Gardenia y su clase sobre cómo cambiar un pañal a un bebé; Sisa y un tutorial de descarga de aplicaciones Android; Martín, vestido como burócrata o  chulla quiteño, fue muy instructivo con una pipa y tabaco y algún instrumento de tortura nazi; luego Alejandro, que transmitió desde una página rara, dio cátedra sobre la construcción de un robot de galletas y mermelada; Sara o Sarita le siguió y preparó un sánduche (google corrige con sándwich como si no estuviésemos subordinados al imperio y nos faltase más educación gringa); Ángel hizo una presentación de maquillaje de algún grupo cuyo nombre me pareció subversivo; Anahí preparó un truco de magia; y Andrés o Shungo, aparte de drogarse constantemente, se cortó las uñas y jugó a golpes  con su hermano, que también se drogaba. Como ven el grupo es muy diverso y muy divertido. No he parado de reír.

Adiós sub-humanos.

PD: el término «sub-humanos» no es ofensivo ni pretende serlo, es terminología de algún adicto al manga que desarrolló ciertas teorías sobre Shingeki en YouTube.

Anuncios